Blog

Rashel Diaz / Blog  / Ellos llegan a enseñarnos: los miedos de una mamá primeriza

Ellos llegan a enseñarnos: los miedos de una mamá primeriza

Tener a mi primer hijo fue una experiencia maravillosa que revolucionó mi mundo y 20 años después, sigo viéndolo con el mismo amor y cuidándolo con la misma preocupación que cuando nació.

La idea de que una personita tan pequeña y perfecta dependiera de mí, llevó todo mi enfoque hacia su bienestar. Mis sacrificios y esfuerzos empezaron a tener otro valor.

Como toda madre primeriza, los nervios me invadieron más de una vez, ¡y como necesité la experiencia de mi mamá! La seguridad que me daba al tenerla cerca era indescriptible y aprender de ella lo que aprendió conmigo fue emocionante.

Mi principal miedo era que le pasara algo y no tener la menor idea de qué hacer, no podía evitar vigilar la respiración a Juan Daniel cuando dormía, es esa necesidad de querer tener todo bajo control.

Es lógico que los nervios y la incertidumbre te ataquen, así que aprovéchalos y conviértelos en ganas de informarte sobre lo que te preocupa, pero siempre con profesionales.

¡Tranquila, no te desesperes!

Después de aprender a resolver lo básico el resto se te hará más sencillo, es necesario que conozcas tus límites. No quieras abarcar todo al mismo tiempo porque recuerda que tu bebé depende de ti y por eso tu salud es tan importante como la de él.

Es verdad… dormir se convertirá en un desafío, cambiarás el maquillaje por biberones y juguetes, nunca te faltarán las medicinas y no dejaras de cantar las canciones infantiles de sus programas favoritos. Es una etapa de muchos cambios, pero aprovéchalos y disfruta de ellos, pues se convertirán en tus anécdotas más preciadas.

Si estás a punto de ser mamá, ¡prepárate! Que de seguro también pasarás por todo esto.

Cuéntame tu experiencia y dime qué miedos tuviste con tu primer bebé.

Comentarios