Blog

Rashel Diaz / Blog  / La fama no es todo: la vida real no pasa por la alfombra roja

La fama no es todo: la vida real no pasa por la alfombra roja

Pareciera que la fama es la única meta a alcanzar en nuestra sociedad actual. Para algunos, la búsqueda de la felicidad es sinónimo del reconocimiento social.

Estoy trabajando bajo los reflectores desde hace más de 20 años. Y es cierto… la fama te puede dar alegrías inmensas, pero así como llega puede irse sin avisar. Por eso, no debems aferrarnos a ella.

Con el pasar del tiempo, entendí que hay cuestiones maravillosas en mi vida que van más allá de mi trabajo. Las mayores alegrías vienen de mi familia y amigos.

Amo disfrutar de las cosa sencillas de la vida

Una charla con mi mamá, la complicidad con mis amigos, ayudar a Daniela a arreglarse para una salida, una visita sorpresa de mi Juan Daniel, pasear a mis perritos Romeo y Ángel o bailar con mi esposo Carlos son algunos de mis momentos favoritos.

Tengo claro que la fama y el éxito son dos cosas distintas: la primera es el resultado de mi trabajo y la segunda de quien soy como persona. La realidad es que cuando la jornada laboral termina me espera en casa mi tesoro más preciado… mi familia. Cuando llego no dejo de abrazar a mi esposo y mis hijos, tanto que no puedo parar, hahaha ¡pobre de ellos!.

Mi mejor premio es ser una inspiración para mis hijos y mi mayor responsabilidad es enseñarles que la vida no se trata de los lujos que disfrutamos sino de lo que compartimos. Para mí no hay alfombra roja ni número de audiencia que compita con la felicidad que ellos me dan.

Lo único seguro en la vida es el cambio, todos evolucionamos y así mismo nuestras prioridades. Las luces se apagan, el maquillaje se quita, el estudio se vacía y al final lo que queda es lo más importante… los momentos vividos.

¿ Te gustaría compartir conmigo cuál es tu mayor éxito?

Comentarios