Blog

Rashel Diaz / Blog  / Cambia tu perspectiva: la crisis de los 40 como una oportunidad

Cambia tu perspectiva: la crisis de los 40 como una oportunidad

En los hombres dicen que es a los 50 y en las mujeres a los 40, sin embargo, todas las personas pasan por la crisis de la mediana edad, pero… ¿Por qué no ver esa etapa como una nueva oportunidad de empezar?

Durante nuestra juventud nos sentimos inmortales y pensamos que somos eternos, y la realidad es que cuando alcanzamos cierta edad descubrimos que no es cierto. Ese momento es una especie de bisagra que determina la dirección de los años venideros.

Cuando miras hacia atrás para hacer los primeros balances de tu vida, puedes sentirte decepcionado porque te has dado cuenta que lo que te planteaste hace años no pudiste alcanzarlo. El tiempo pasó, no te percataste y dejaste de hacer cosas que querías por pensar en lo que debías. Al final, esa crisis es sólo malestar con lo cotidiano.

La vida no tiene que ser aburrida

Es el momento perfecto para sentarte con calma y reflexionar sobre la posición en la que estás. Párate y analiza la situación con paciencia para luego tomar decisiones coherentes y actuar.

Y es que cuando de querer resolver se trata, están los que optan por replantearse su vida y los que reaccionan de forma compulsiva e irracional porque quieren un cambio inmediato. El problema empieza cuando actúas sin medir las consecuencias.

Los 40 son hermosos y traen una gran ventaja: la experiencia acumulada es la mejor herramienta que tienes para saber qué repetir y qué no en el futuro. Recuerda que antes también sentiste angustia e inquietudes. Piensa en cada una de esas confrontaciones como una mini crisis que libraste y de alguna forma venciste. Usa toda esa madurez a tu favor.

Aprovecha y colócate nuevos objetivos, el tiempo pasa pero tú siempre puedes recomenzar. Vuelve a estudiar algo que te llame la atención, busca un hobby que te apasione, cambia de trabajo, planea el viaje que siempre quisiste o múdate a una nueva ciudad. Solo mira hacia atrás, determina lo que te hace mal y cámbialo.

Comentarios