Blog

Rashel Diaz / Blog  / Tener perros es la mejor excusa para salir a ejercitarme

Tener perros es la mejor excusa para salir a ejercitarme

Los dos verdaderos consentidos en mi casa se llaman Ángel y Romeo. Mis perros también son parte de la familia y cuidarlos es tarea de todos. Los que tienen mascota saben la responsabilidad que implica tenerlos. Son como un niño que dependerá de ti y sin duda te amará más que a él mismo.

Aunque no lo creas, ¡tienes muchas cosas en común con tu perro! Él puede verse afectado por males como el sobrepeso y el sedentarismo también deteriora sus músculos. Mantenerlos en forma es tan importante como hacerlo tú.

Así que si necesitas una excusa para salir a ejercitarte, tu mascota es la indicada. Si no tienes ánimo de hacerlo sola hazlo por su bienestar. Te divertirás un mundo al tenerlo contigo y el camino será mucho más relajante. ¡Aprovéchalo y disfrútalo!

Crear el hábito

En mi caso, ¡mis dos perros son unos vagos! Ángel es un san bernardo con mastiff rescatado de seis años, parece un caballo pero en realidad no se mueve hahaha. Romeo es un pomeranian de siete que no está acostumbrado a caminar con cadena. Si tu caso es parecido no te preocupes, todo se soluciona comenzando.

Inicia poco a poco. Camina tranquila, tu mascota se irá a acostumbrando y te irá exigiendo un paso más rápido. Al tiempo verás cómo se van sincronizando y encontrando el trote perfecto para los dos.

Es bueno tener un horario para acostumbrarse a la rutina. A ti te obligará a llegar a casa y cambiarte para ejercitar, mientras que tu perro sabrá que al abrirse la puerta llega su momento de distracción. Créeme que no resistirás decepcionarlo al verlo tan contento porque viniste a pasar tiempo con él.

Conócelo bien

Todos los perros tienen personalidades diferentes. Hay unos que prefieren caminar, otros que disfrutan nadar y algunos que sólo quieren ser libres y correr. Los dos necesitan respirar aire fresco y disfrutar un momento de diversión. Sal y dale la vuelta a tu manzana, recorre un boulevard, vayan a un parque o una plaza a correr, llévalo a un lago, la playa o una piscina y sumérgete con él.

Recuerda que estar con ellos es como andar con un bebé y debes llevar todo lo que necesita. Asegúrate de tener agua suficiente para los dos, no dejar su correa, unas bolsitas para recoger sus  desechos y unos snack para premiarlos si se porta bien.

Ese tiempo juntos les servirá para conocerse mejor y fortalecer su relación. Ahora no solos entrenarás por salud, sino que su felicidad te impulsará. Lo mejor de todo es que todo el trayecto será divertido.

¿Tienes alguna anécdota divertida con tu mascota? Me encantaría que me contaras.

Comentarios