Blog

Rashel Diaz / Blog  / La Biblia también habla de amor: dedícale estas citas a tu pareja

La Biblia también habla de amor: dedícale estas citas a tu pareja

El amor es un sentimiento innato, pero a veces nos cuesta exteriorizarlo y demostrarlo. Las palabras que le dedicamos a nuestra pareja tienen mucha importancia. No es necesario escribir largas cartas, a veces una pequeña cita puede ser lo más significativo del mundo.

Si hay alguien que conoce y nos enseña de amor es Dios. Dentro de la Biblia, algunos de sus versículos guarda algunos de los más maravillosos mensajes sobre este sentimiento.

 

Mis preferidas…

Hoy comparto unos de mis favoritos para que se los dediquen a sus seres queridos este fin de semana:

“Bésame una y otra vez, porque tu amor es más dulce que el vino”, Cantares 1, 2.

“Maridos, amen a sus esposas, como Cristo amo a la Iglesia y se entregó por ella”, Efesios 5, 25.

“La persona que ama no tiene miedo. Donde hay amor no hay temor. Al contrario, el verdadero amor quita el miedo. Si alguien tiene miedo de que Dios lo castigue, es porque no ha aprendido a amar”, Juan 4, 18.

“Maridos, amen a sus mujeres y no le amarguen la vida”, Colosense 3, 19.

“Respeten el matrimonio y no deshonren el lecho conyugal porque Dios condenará a los lujuriosos y a los adúlteros”, Hebreos 13, 4.

“El que encontró una mujer encontró la felicidad y obtuvo el favor del Señor.”,  Proverbios 18, 22.

“Más valen dos que uno, porque obtienen más fruto de su esfuerzo. Si caen, el uno levantara al otro. ¡Ay del que cae y no tiene quien lo levante! Si dos se acuestan juntos, entrarán en calor, uno solo cómo va a calentarse. Uno solo puede ser vencido, pero dos pueden resistir”, Cantares 4, 9-12.

“Por eso el hombre deja a su padre y a su madre y se une a su mujer, y los dos se funden en un solo ser”, Génesis 2, 24.

“Y sobre todo, revístanse de amor, que es el vínculo perfecto”, Colosenses 3, 14.

“Que el esposo dé a su esposa lo que le es debido; pero que la esposa haga lo mismo también a su esposo. La esposa no ejerce autoridad sobre su propio cuerpo, sino su esposo; así mismo, también el esposo no ejerce autoridad sobre su propio cuerpo, sino su esposa. No se priven de ello el uno al otro”, Corintios 7, 4-5.

Si conoces otras citas bíblicas recomiéndalas en los comentarios que con gusto las agregaré en lista de favoritas.

Comentarios