Blog

Rashel Diaz / Blog  / ¡Sé valiente! bañarte con agua fría tiene sus beneficios

¡Sé valiente! bañarte con agua fría tiene sus beneficios

Tomar una ducha fría te hace dos favores: cuida tu salud y te despierta rápido, hahaha. Hacer esto en la mañana definitivamente es un acto de valentía y determinación, mientras que calor nos hace sentir cómodos y no provoca salir de la ducha, el frío actúa como un mini shock que despierta al cerebro y todo el sistema nervioso, te hace consciente de cada centímetro de tu cuerpo.

¿Sabías que en la Antigua Grecia usaban las inmersiones en agua helada para curar algunas enfermedades? Gracias a Dios la medicina ha avanzado mucho, hahaha. Sin embargo, los beneficios de una ducha fría no se pueden negar y si necesitas más motivación para intentarlo, te cuento algunos beneficios para que te decidas.

Es mejor de lo que suena

  •  El cuerpo al sentir que la temperatura baja, se activa para mantenerse caliente y libera glóbulos blancos que se encargan de protegernos de infecciones. Por lo tanto, al alertarse mejoran las defensas y fortalece el sistema inmunológico.
  • El cerebro libera químicos que influyen en nuestro estado de ánimo, por lo que es excelente para combatir la depresión. Como el frío impacta directamente al sistema nervioso, aumentan las neurotransmisores que nos motivan, disminuyendo la ansiedad, el estrés y mejorando la calidad del sueño.
  • Nuestro organismo necesita quemar calorías para mantener la temperatura por lo que mejora el metabolismo y favorece a la pérdida de peso.
  • Los deportistas se sumergen en agua fría para recuperarse de ejercicios de alto impacto y disminuir la inflamación muscular y las molestias de dolores.
  • Estimula la respiración y la circulación sanguínea. Si te ha tocado intentarlo debes haber sentido que tu corazón va más rápido y tu exhalación se hace más profunda. Pasa porque los pulmones se abren, oxigenando el cuerpo y dando la sensación de energía.
  • Mientras que el calor abre tus poros, el agua fría los cierra y mejora el aspecto de la piel. También aplica a las cutículas del cabello, da brillo y previene su caída.

Deja la ducha caliente para la noche al relajarte y activa tus mañanas con un golpe de frio. Es cierto… Al principio es difícil mentalizarte, pero con el tiempo te irás acostumbrando y disfrutado. No solo te despertará, sino que te hará sentirte más motivado y productivo para comenzar tu rutina

¿Lo has intentado? Si eres de las valientes cuéntame tu experiencia.

Comentarios