Blog

Rashel Diaz / Blog  / ¡Ella también sufre! cuida tu espalda con estos consejos

¡Ella también sufre! cuida tu espalda con estos consejos

Seguro también te has levantado y dices: “creo que dormí mal”, a todas nos ha pasado en algún momento. Resulta que tuve que ir al médico y mi gran sorpresa fue que mi espalda estaba sufriendo por la forma en que me acostaba a dormir. 

La mayoría de las personas padecen de este tipo de dolor en algún momento de su vida y esto se debe a los malos hábitos al dormir, caminar y hasta sentarnos. Todos los días nuestra columna sufre por el peso que cargamos, subir muchas escaleras, alzar las bolsas de las compras o estar sentada por muchas horas en posturas incómodas.

Los dolores y contracturas son comunes en la sociedad actual, pero si no cuidamos estos males podemos terminar en graves problemas. La columna es la que nos mantiene rectos y en posición, hacer ejercicio, fijarnos en nuestra forma de caminar y nuestra posición al dormir nos pueden beneficiar para aliviar las molestias durante el día.

Después de cierta edad  notamos que no tenemos tanta fuerza ni resistencia como antes y sobre todo que nos sentimos más incómodos en ciertas posiciones. Es verdad, con los años nos volvemos más “delicados”, pero con cuidados básicos y tomando conciencia de nuestro cuerpo podemos eliminar ciertos dolores.

Lo principal es la postura

Intenta mantener siempre la cabeza alineada con a pelvis, los hombros relajados y alineados, el pecho hacia adelante y abierto para evitar encorvarse, rodillas sin tensión y todo el peso de tu cuerpo en los empeines.

Un ejercicio que puedes hacer para encontrar tu postura correcta es: pararte de espalda pegado a una pared y apoyar en ella la parte posterior de la cabeza, los glúteos y la parte posterior de los talones. Así descubrirás cual es tu posición.

La posición al dormir

Para cuidar tus vértebras la mejor posición para dormir es boca arriba con los brazos y piernas bien estirados. Para los que duermen la siesta de media tarde se recomienda hacerlo sin almohada.

Hacer estiramientos en tu trabajo

Hay puestos que requieren más o menos esfuerzo, pero en todos la espalda padece de una forma u otra. Si el tuyo requiere estar sentada en un escritorio frente a una computadora, es necesario mantener la espalda recta y mantener las articulaciones a 90°.

Si tu caso es estar todo el día de pie y en movimiento, usa calzado cómodo y descansa cada tanto tiempo. Un consejo que te doy es que te concentres en tu forma de caminar. Cuando esto pasa corriges tu postura inmediatamente como un acto de reflejo. Eso sí, no veas al piso ni a tus pies porque tu cervical sufre.

Al levantar peso

Te aseguro que cuando tienes que agarrar algo del suelo bajas la cabeza y doblas la espalda con las piernas rectas, ¿cierto? hahahaha, yo también lo hacía. La forma correcta es flexionando las rodillas y manteniendo la columna lo más recta posible, al igual que la cabeza.

Si levantas peso muy seguido asegúrate de contar con el equipo adecuado para darle el soporte necesario a tu espalda. Cuando lo alces hazlo lentamente, estirando las piernas poco a poco y con los brazos pegados al torso. Además, si en tu trabajo cargas peso constantemente debes contar con el equipo necesario para no afectar tu columna.

Otros tips:

  • maten tus hombros siempre relajados.
  • Incluye alimentos ricos en Calcio, Hierro y Fósforo para reforzar los huesos.
  • Combate el sedentarismo y dedícate un tiempo a estirar y activar tus músculos. La yoga y la natación son unas de las actividades más recomendadas.
  • No abuses de los tacones ni de las bailarinas pegadas al suelo. Siempre es preferible el calzado más cómodo y ergonómico.
  • Si te duele, la terapia térmica es una buena opción para mejorar las molestias musculares al igual que los masajes terapéuticos.
  • Si el dolor es persistente, consulta a tu médico para conocer sobre el uso de medicamentos para aliviar las molestias.

¿Has pasado por esto? Espero por tus recomendaciones en los comentarios.

Comentarios