Blog

Rashel Diaz / Blog  / Paciencia, una clave para lidiar con las manías de la pareja

Paciencia, una clave para lidiar con las manías de la pareja

“Paciencia, paciencia y paciencia” es lo que repito cada vez que debo lidiar con las manías de mi esposo Carlos, pues deja las camisetas regadas por toda la casa al finalizar el día. Lo entiendo… el llega cansado de su trabajo y lo hace sin querer. Además, el también debe tener paciencia con alguna de las cosas que hago sin querer.

Mujeres, el amor tiene muchas etapas, y sin duda alguna la inicial nos pone en un estado fantástico. No notamos los defectos del otro y todo es perfecto. Sin embargo, llega un punto en el que todo cambia y nos conseguimos con las manías de cada uno. ¿Es posible vivir con ellas?, yo aprendí a vivir con las de mi pareja.

Al comienzo de las relaciones, las personas se mimetizan tanto que se convierte en un combo, nunca se separan. Y es que a pesar de estar en pleno uso de nuestras facultades, el enamoramiento nos hace pensar que el otro es perfecto y nos adaptamos a todo sin peros.

En las buenas y las malas

Cuando la realidad nos encuentra, empezamos a desconfiar del amor ciego de antes. Comienzan a molestarnos ciertos comportamientos y empezamos a notar los defectos que antes no nos importaban. Comprobamos así que la perfección no existe.

Estoy segura de que mientras lees tienes algo en mente que quisieras cambiar de tu pareja, ¿no me equivoco verdad? hahahaha. Cuando eliges estar con alguien debes aceptarlo tal y como es. Eso debe ser la regla número uno en las relaciones: tolerancia y respeto mutuo.

En mi caso, mi esposo Carlos y yo compartimos mucho tiempo juntos y por supuesto no faltan los momentos en el que debemos respirar y pedir paciencia. El amor que nos tenemos es más fuerte que cualquiera de nuestras manías y la complicidad que tenemos como pareja nos ayuda a lidiar con nuestros problemas. Y es que a veces hacemos cosas sin querer molesta al otro.

Si no se puede, no se puede

Tolerar no significa que debes convertirte en un mártir y aguantar todo del otro. Es más una cuestión de hacernos cargo de lo que queremos y somos capaces de aceptar. Nadie es víctima de las manías ajenas y no debemos culpara al otro por nuestra incomodidad. No estás obligado a compartir con alguien que no te agrada y si es tu caso, lo mejor es cortar por lo sano.

Chicas, no busquen a alguien que sólo tenga virtudes porque no va a aparecer jamás. Busquen a esa persona que las haga reír, que las desespere de vez en cuando, con quien siempre compartan temas de conversación y que se preocupe por su relación y sepa lidiar con tus problemas.

Después de mucho tiempo entendí que lo hermoso de las relaciones era poder aprender y convivir con las diferencias de cada uno. Carlos y yo optamos por reírnos de las nuestras, tomamos nuestras manías con humor, es más beneficioso y sano para la pareja.

Si quieres conocer cuáles son nuestras manías debes ver este video y luego cuéntame si te sientes identificada, hahaha.

Comentarios