Blog

Rashel Diaz / Belleza  / ¡En invierno y verano! Mantén tus labios hidratados en tres pasos

¡En invierno y verano! Mantén tus labios hidratados en tres pasos

Los labios son una de las zonas más sensibles del cuerpo y los climas extremos pueden resecarlos y agrietarlos. A todas nos fascina usar un labial y que se vea liso y perfecto, pero para lograr eso debemos preocuparnos por que tengan la mejor apariencia.

La melanina y la queratina son las encargadas de protegerlos de las bajas y altas temperaturas. El frío, el viento, la humedad y el calor, son muchos los agentes que los dañan. Se resecan, se agrietan y en algunos casos hasta se rompen y es cuando duelen.

Varias veces les he dicho que nuestro cuidado es cuestión de mantener buenos hábitos en nuestra rutina. En este caso, hay algunos trucos que podemos aplicar para que nuestros labios no sufran y se mantengan brillantes, lisos y saludables.

Exfólialos

Antes de salir de tu casa o colocarte labial, exfolia tus labios para eliminar las células muertas. También puedes pasar tu cepillo de diente con delicadeza para arrastrar las suciedades. Puedes hacer tu propio exfoliante casero mezclando un poquito de miel o aceite de oliva con una cucharadita de bicarbonato. Frótalo con movimientos circulares y deja reposar durante unos minutos antes de retirar. Enjuaga con agua fría preferiblemente.

Nunca te quites la piel muerta con los dientes. Sé que muchos se muerden los labios inconscientemente, por nervios o ansiedad. Sin embargo, es una costumbre que los irrita y cada vez que lo haces corres más riesgo de que se formen heridas muy dolorosas.

Hidrátalos

Recuerda que es una zona de tu cuerpo que no produce grasa o aceites naturales para mantenerse hidratada ni húmeda por si sola, por eso debes encargarte de mantenerlos suaves. Otra manía difícil de quitarse es pasarse la lengua cuando lo sentimos endurecidos. La saliva empeora el mal estado de la piel y termina resecándola más.

No podemos estar cada dos minutos mojándolos con agua pero si podemos aplicarle un bálsamo cada vez que podamos. La manteca de cacao es la mejor opción y la vaselina también puede ser de ayuda. Llévalo siempre en el bolso y así como sacas tu teléfono sin razón, hidrata tus labios cada vez que puedas. Úsalo antes de dormir para que actúe durante la noche.

Maquíllalos

A todas nos encanta pintarlos, sobre todo con la gran variedad de cosméticos y tonalidades que existen ahora. Sin embargo, sino escoges uno de buena calidad, puedes aumentar el deterioro de tus labios. Evita los colores oscuros mientras se recuperan y vuelven a la normalidad. Elige tonos más claros y dirige la atención hacia los ojos para que no resalte la resequedad.

Tanto el sol de invierno como de verano queman de la misma forma, aplícate labiales con factores de protección a diario. En la noche desmaquíllalos correctamente e hidrátalos al igual que el resto de tu cara.

Sin duda son una de las partes más sensuales de nuestro cuerpo y por eso hay que potenciarlos. No importa sin son finos o muy gruesos, debes cuidarlos por igual para lucirlos siempre perfectos.

Comentarios