Blog

Rashel Diaz / Blog  / ¿Estás segura de que usas el sujetador perfecto para ti?

¿Estás segura de que usas el sujetador perfecto para ti?

Vamos a hacer un ejercicio… ¿recuerden cuando fue la última vez que compraron un sujetador? Ahora quiero que sinceramente digan si el que más usan es el más viejito, ¿no me equivoco, verdad? hahahaha. Es que todas tenemos una gaveta llena de brasieres y siempre vamos por los más cómodos, no los más nuevos.

Sólo una cosa: el 80% de las mujeres no usa la talla correcta de sujetador. Esto significa que todavía en el 2018 no nos han enseñado a buscar los correctos. Cada cuerpo es un mundo y así mismo son las necesidades de todas.

No se imaginan lo importante que es tener uno que realmente se amolde a nosotras. Más que una cuestión estética, es algo que puede afectar nuestra salud. Cuando usamos la talla correcta mejora nuestra postura, se reparte mejor el peso de los senos y no duele la espalda ni los hombros. Y como ya expliqué por qué es necesario, ahora anota estos consejos para salir a buscar el tuyo.

Descubre tus medidas

Para saber cuál comprar, debes entender que todas tenemos una talla específica. Los sujetadores se expresan en una letra y un número que corresponden a la copa y el contorno. No te preocupes, solo necesitas una cinta para medir y calcularlos es más fácil de lo que te imaginas:

El contorno es lo que mide el ancho de tu espalda y corresponde al número de la talla. Coloca la cinta por debajo de tu busto y pásalo por la espalda. A ese resultado súmale 15.

La copa es el tamaño del seno y para medirla vas a subir la cinta al nivel de las aureolas y a la medida le vas a restar el resultado del contorno y lo mínimo que te puede dar es 12. Partiendo de eso, a cada dos números se le asigna una letra. Es decir, que del 12 al 14 es la copa A, 14-16 es la b, 16-18- es C, 18-20- es D… y así sucesivamente.

¡Recuerda esto!

  • No los compres durante tu ovulación porque los pechos se hinchan y tu talla cambia. Cuando pase, entonces te quedarán grandes. Prueba siempre antes de comprarlos aunque tengas tu talla clara, ya que entre marcas puede variar.
  • Un buen sujetador NUNCA molesta, ni deja marcas, ni hace rollitos en la piel. Debes sentir que se adapta a tu forma cómodamente.
  • El aro de la copa no debe quedar flotando ni invadir tu pecho, debe quedar pegado al tórax. Ni muy grande ni muy pequeño, debe ser del tamaño perfecto de tu seno. Si te molestan, compra unos que no tengan aros o que sean con relleno para evitar que te lastimen.
  • NO utilices brasieres normales para ir a entrenar. Nuestro busto necesita cierto apoyo que sólo le dan los deportivos.
  • La posición de los tirantes es muy importante ya que si no nos puede traer problemas. Lo ideal es que en la espalda no queden ni más bajo ni más alto de la línea del pecho y de tus hombros no deberían marcarse. Cuanto más busto, más grueso debe ser el tirante para soportar sin problema el peso.
  • Es importante que tengas en cuenta el material y la calidad del sujetador. Más allá de que se debe ver bien, lo importante es que cumpla su función: sujetar.

Recuerda que el sujetador perfecto es el que no se percibe cuando se lleva puesto y que nos hace sentir libres, como si no tuviéramos nada. Esos que te dejan marcas o debes pasar todo el día arreglando bótalos y ve por unos que se ajusten perfectamente a tu cuerpo. Existen tantos modelos, marcas y materiales que no sabemos cuál es mejor para nosotras. Sin embargo, es posible estar cómoda y lucir bonita. No debemos sacrificar una cosa por la otra.

Comentarios