Blog

Rashel Diaz / Blog  / ¿Dieta y viaje? Sí es posible cuidarnos fuera de casa

¿Dieta y viaje? Sí es posible cuidarnos fuera de casa

¡No, chicas no! Viajar no engorda, hahahaha. Es cierto que probar la gastronomía de los lugares que visitamos es importante en cualquier aventura. Y aunque las tentaciones sean más fuertes que nuestra voluntad, es posible cuidar nuestra dieta mientras viajamos.

Las vacaciones son la mejor excusa para olvidar lo que es comer bien y sano. Es el momento en el que nos desconectamos de nuestra cotidianidad y buscamos cumplir esos placeres culposos que escondemos durante el año.

“Darnos permiso” es la frase clave que nos quita el remordimiento de la cabeza. Sin embargo, cuando tenemos claros nuestros objetivos no hay pizza italiana, ni paella española o vino francés que nos desvíe de la meta que nos planteamos.

El truco está en….

¡Las cantidades y porciones! Los permitidos están excelentes, pero si consumes pocas cantidades no dañas tu dieta. Te recomiendo que, aun estando lejos de casa, mantengas el orden en tu alimentación y compenses los excesos. Por ejemplo, si comiste mucho postre en el almuerzo, ve por una cena más ligera o guarda un poco para después.

Si te estás hospedando en hoteles, tienes de todas las opciones para escoger. Si de verdad te lo propones, podrás armar buenas comidas en conjunto con todas esas cosas ricas que encuentras en sus menús. No comas por los ojos, siempre habrá tiempo para probar todo.

Otra forma de mantener una buena dieta durante tu viaje es ir a tu nutricionista días antes para armar un buen plan de alimentación. Conociendo tu trayectoria podrán incluir todos esos alimentos que tienes en mente.

No nos engañemos

No tiene sentido decir que en todas partes vas a conseguir puras opciones saludables. No siempre habrá algo perfecto para nuestros gustos y necesidades. Cada país tiene culturas diferentes y por lo tanto, una gastronomía única que puede no ir con lo que queremos.

Ventas de comida chatarra vas a conseguir en cada esquina. Sin embargo, puedes investigar los restaurantes cercanos y sus ofertas de comida para evitar caer en la tentación muy seguido. Porque seamos sinceros, es difícil escapar de ella.

Recuerda llevar todos los medicamentos que necesites si sufres de alguna enfermedad relacionada a una condición dietética. Nunca sabrás si allá los conseguirás.

Estando lejos de casa nos sentimos libres de hacer lo que no está en nuestra rutina. Cuando viajamos se nos complica la misión, pero si te concentras podrás disfrutar sin ganar nuevas libritas.

De que es difícil mantener la dieta viajando no hay duda, pero nunca es imposible.

Comentarios