Blog

Rashel Diaz / Blog  / ¡Ya tus hijos crecieron! Recuerda ahora ocuparte de ti

¡Ya tus hijos crecieron! Recuerda ahora ocuparte de ti

Para los padres, es normal que los hijos sean la prioridad sobre todo lo demás. Y a pesar de que eso no cambia jamás, cuando crecen dejan de necesitarnos como antes y no sabemos qué hacer con el tiempo libre. Es el momento perfecto para reconectarte contigo y tus sueños.

Viví y disfruté de mis hijos de pequeños, los vi crecer, alcanzar metas y ese es mi mayor premio. No puedo evitar ponerme sentimental al pensar lo rápido que ha pasado el tiempo. Hace nada los agarraba de la mano para enseñarlos a caminar y ahora Juan Daniel está en la universidad y Daniela pasando a High School.

Es normal que las mamás sacrifiquemos nuestras necesidades por priorizar las de nuestros bebés. Mientras más dependientes son de nosotras, más concentradas en ellos estamos. Dejamos de lado nuestra autorrealización porque nuestro amor es más fuerte que cualquier otra cosa en la vida.

Y un día se van de casa…

¿Y AHORA?, esa es la pregunta que nos hacemos todos los padres. Qué pasa cuando ya no tenemos la responsabilidad de llevarlos y traerlos a sus actividades, no hay más citas médicas ni reuniones escolares. Es como una especie de duelo en el que entramos, el conocido síndrome del nido vacío.

Realmente ninguna mamá está preparada para que se vayan. Sin embargo, es una ley de vida, ellos salen a buscar su camino y formarán su propio hogar. La casa se sentirá vacía, pero todos pasamos por eso. Nuestros padres y abuelos vivieron lo mismo y nuestros hijos también lo harán con los suyos.

Nuestro trabajo era formar personas de bien, brindarles un hogar, educación, salud y sobre todo amor. Cuando nuestros hijos logran volar solos, sabemos que todo lo hicimos salió valió la pena. De ese momento en adelante, debemos ser un faro que los cuida en el horizonte.

Ahora es tu turno

Volver a descubrir lo que es tener tiempo libre nos parece extraño. Por años, toda nuestra energía se concentró en ellos.  Ahora puedes hacer actividades para ti, encargarte de ti, cocinar para ti, cumplir los horarios que tú quieras y eso también está bien.

Disfruta de esos momentos a solas para volver a conocerte, a cuidarte y a consentirte como lo hacías antes de que tus hijos llegaran a tu vida. Ahora tienes una oportunidad de concentrarte en ese negocio, emprendimiento, viaje o estudio que tenías guardado.

Organiza tus horarios, disfruta del silencio y la tranquilidad, vuelve a hacer ejercicio, lee los libros que dejaste en la biblioteca y planea escapadas los fines de semana con tu pareja.

Preocuparte ahora por ti no te hace una mala madre, todos merecemos cuidado y atención. No significa que los vas a olvidar o que ya no te importan. Ahora que tus hijos hacen su vida, tú tienes el derecho de continuar con la tuya.

Comparte más con tu pareja, pueden hacer una actividad juntos, irse de luna de viaje y retomar esos planes que tenían pensado para futuro. Y si eres soltera, date la oportunidad de encontrar un nuevo amor. Sal con tus amigas, realiza algún curso donde puedas conocer a nuevas personas.

Todo esto fortalecerá tu autoestima, volverás a construirte y podrás valorar todo tu esfuerzo y evaluar todo lo que has crecido. Yo les di confianza para que pudieran volar muy alto y sólo me queda pedirle a Dios que los bendiga y los proteja.

Recuerda que para velar por ellos, debes estar fuerte y feliz porque ahora vendrán los nietos así que agárrate, hahahaha. Serán nuevas aventuras y una experiencia totalmente diferente. No me puedo imaginar cuando me toque a mí. ¡Por ahora, los disfruto en su etapa adolescente!

Comentarios