Blog

Rashel Diaz / Vida Rashel  / Ser familia no es cuestión de sangre sino de amor y unión

Ser familia no es cuestión de sangre sino de amor y unión

Mi trabajo está lleno de sorpresas por donde lo mire. Una de las mayores satisfacciones que me ha dado es conocer historias increíbles de amor y valentía. En Rusia, tuve la oportunidad de llevarles una que me conmovió y me lleno el corazón de alegría. María Celeste Arráras, compañera de Telemundo y presentadora de Al Rojo Vivo, viajó durante el mundial a Rusia por una razón muy especial.

Hace 18 años, María y su esposo llegaron a Moscú con una misión hermosa: adoptar a un bebé. La ilusión de darle un hogar a un niño impulsó el viaje del que regresó con su hijo Adrian Vadim, de sólo 13 meses, en brazos. Como familia, siempre supieron que su hijo debía regresar a conocer sus raíces y la Copa Mundial FIFA 2018 fue la excusa perfecta para acompañarlo.

El sueño de Adrian se hizo realidad y la emoción no la podía esconder, tampoco María Celeste. Como mamá, es imposible no imaginar los sentimientos que deben llenar a ambos. Ella, que le dio todo y él con curiosidad de saber quién es. La relación entre ambos es hermosa y poder compartir un momento así es increíble.

Cuando el amor es todo

En casos así, que los hijos saben y conocen sus orígenes, comenzarán a hacer preguntas sobre todo. Por eso, los padres deben estar preparados para ese momento. María y su familia han mantenido siempre un lazo de sinceridad, confianza y complicidad con Adrián. Son sumamente unidos y eso se nota en la forma en la que se tratan y se comunican. Además, son muy cariñosos entre ellos, nadie se salvó de un abrazo en la grabación, hahaha.

Más allá de llevarlo para que simplemente conociera su país natal, quería que tuviera la edad y la madurez para que pudiera comprender y disfrutar todo. Y ahora quiere aprender ruso para poder entender mejor lo que pasa allá. Sin duda la conexión fue inmediata y  aunque tiene también sentimientos encontrados, es un joven consciente de todo lo que ocurre a su alrededor.

Y como el mismo Adrian me comentó: “para ser familia no se necesita compartir la sangre, es una cuestión de amor y unión”. Darle una nueva oportunidad a un niño es lo más hermoso que se puede hacer.

 

Creo que mejor que los protagonistas no lo puedo explicar, dale click al video y conoce la historia completa de Adrian y su mamá.

Comentarios