Blog

Rashel Diaz / Blog  / ¡Se una de ellas! Diez hábitos de las personas felices

¡Se una de ellas! Diez hábitos de las personas felices

Una de estas tardes estaba leyendo todos sus comentarios por Instagram y me di cuenta de algo muy común en sus mensajes: el tema de la felicidad. Uno de ellos me puso a pensar ¿qué necesitamos para ser realmente felices?  Lo primero que vino a mi mente fue mi familia.

Y es que en realidad, ¿sabemos que significa? Creo que es un proceso interno que nos lleva a sentirnos plenos y tranquilos. Es un camino que inicia con amor y generosidad hacia nosotros mismos, sentirnos bien en nuestra mente para sentirnos bien con nuestro ambiente.

La felicidad es propia de cada persona. Todos somos felices a nuestra manera y lo que me alegra a mí, puede no ser lo mismo para ti. No estoy de acuerdo con que lo material y lo banal sean la meta a alcanzar. Hay muchas personas que son hermosas, tienen todo el dinero del mundo y aun así no están conformes, algo les falta.

¡Sonríe, es gratis!

Y si lo pensamos otra vez ¿hay alguna similitud entre los que consideramos felices? Totalmente. Hay ciertas actitudes que adoptan algunas personas frente a la vida que los hace ser, estar y mantenerse en ese estado. Para cuidar esa tranquilidad, paz interior y equilibrio empieza practicado estos hábitos:

Aceptan lo que no pueden cambiar

Hay cuestiones que se escapan de nuestras manos y no podemos enfrascarnos en controlarlas. Si te estancas en un punto por capricho, del que sabes que no vas a poder salir, lo único que lograrás es frustrarte. No todo es perfecto, acéptalo y déjalo ir, ocúpate de lo que está dentro de tu medio y no te estreses por lo externo.

No culpan al resto

Por miedo, rencor o simplemente comodidad, muchas veces no aceptamos nuestros errores y la solución más fácil es echarle la carga a otro. Ese rol de víctima sólo actúa como ancla que no te permite avanzar ni aprender. Para ser felices debemos asumir la responsabilidad de las cosas que hacemos y sacar provecho de ellas para superarlas.

No guardan rencores

Darle espacio al odio implica concentrar energía en sentimientos dañinos y sólo nos perjudica a nosotros. Cambia esa actitud, aprende a perdonar y verás cómo sanan viejas heridas. Perdónate a ti y a los demás. Rompe con esa cadena y deja que lo bueno encuentre su lugar en tu vida.

Cambian los problemas por retos

Sonará menos intimidante y te aseguro que conseguirás mejores resultados. Siéntete optimista y mira esas dificultades como oportunidades de hacer cosas nuevas y mejores. Es mejor ver el vaso medio lleno que medio vacío. Enfrenta esas situaciones con calma y seguridad.

Son agradecidos

Por la familia, lo amigos, la salud, la aventuras, un beso de tu mascota y hasta el olor del café en la mañana. Dar las gracias y sentirnos bendecidos por todo lo bueno. Además, es una energía contagiosa que atrae oportunidades y deja una sensación tan hermosa que poco a poco dejas de notar lo negativo.

Viven el ahora

Ayer ya fue, mañana no sabemos y el presente es tu regalo. Deja de concentrarte en la nostalgia del pasado y los planes del futuro. Mira lo que tienes al frente, disfruta el instante y vive con intensidad, no te adelantes a los hechos, no sabes que planes hay para ti más adelante.

No comparan

A nadie ni nada. Todos somos únicos y así como puede haber alguien mejor que nosotros, hay muchos que no lo son. La competencia debe ser interna, entre la persona que fuimos y la que somos.

Se organizan muy bien

Cuando no sabemos dónde está algo perdemos minutos, cuando llegamos tarde a una reunión perdemos confianza. Mientras más tiempo tengamos para disfrutar, más felices seremos. Es necesario llevar un orden en nuestra vida y desechar todo lo que estorbe, tanto física como mentalmente.

Su bandera es la verdad

La felicidad la conseguimos haciendo el bien, nunca dañando, mintiendo ni saboteando a otros. Además, en un mundo tan globalizado, la confianza de los demás nos abrirá grandes puertas.

Controlan su propia vida

Nadie tiene el derecho de decirle a otro cómo tiene que vivir su vida. Cada persona tiene el poder de decidir sobre sus acciones, cumplir sus propios sueños y alcanzar metas. Todos somos igual de importantes y está en nosotros hacernos valer.

¿Piensas lo mismo?

Comentarios