Blog

Rashel Diaz / Blog  / Cómo empezar a tomar agua cuando no tenemos el hábito

Cómo empezar a tomar agua cuando no tenemos el hábito

Me he dado cuenta de que últimamente les hablo de la buena alimentación, snacks y bebidas. Sin embargo, he pasado algo importante por alto. En nuestra salud es indispensable mantenernos hidratados, pero muchas personan detestan tomar agua y este post es justo para ustedes.

Normalmente, la excusa es que no sabe a nada, que es insípida, y es cierto, el agua es un básico, ¡pero nos mantiene vivos! Incluirla en nuestra dieta es una prioridad, así nos cueste Dios y su ayuda para tomarla hahaha.

Como en la clase de ciencia, nuestro cuerpo está hecho 70% de agua y esta cumple un sinfín de tareas sin las que no podríamos funcionar. Seguramente habías escuchado la regla de los ocho vasos diarios, pero eso es relativo y aunque todos tenemos necesidades diferentes, debemos aprender a incluirla en nuestra rutina

Todos los días se aprende algo nuevo

Cuando sentimos que no podemos tomar ni un poquito de agua, debemos luchar contra ese rechazo. Sin embargo, no tiene que ser un padecimiento mantenernos hidratadas. Estos son algunos consejos para acostumbrarnos a tomar agua cuando no nos gusta:

-Al despertarte, toma un vaso a temperatura ambiente. Esto no sólo se convertirá en un hábito, sino que iniciará tu metabolismo en la mañana y te ayudará a acelerarlo.

-Siempre lleva una botella contigo a la oficina, al gimnasio, a las clases, lo que sea que hagas en el día. Ponla en tu escritorio y prométete a que cada vez que la veas, vas a tomar un sorbo. Así no tendrás que levantarte para ir a buscarla, será mucho más sencillo.

-Antes y después de almorzar y cenar, bebe un vaso de agua. Puedes hacerlo con media hora de diferencia. Así te aseguras por lo menos cuatro vasos, más el de la mañana. ¡Vamos sumando!

-Otro truco que les había mencionado en el hambre emocional, era beber agua cuando sentimos hambre ente horas. Esto es bueno porque a veces podemos confundir la sed con hambre. Toma un vaso y espera unos minutos, si ves que el antojo desaparece, ¡ya sabes que pasaba!

-Mira a tu botella y ponte una meta “me tengo que tomar esta antes de mediodía y la volveré a llenar para tomarla antes de las 6 pm”. Eso te motivará a competir contigo misma y a probarte que sí puedes.

-Hacer ejercicio te obligará a tener siempre una botella de agua a la mano para no desmayarte en el proceso hahaha. Mientras más sudes, más te pedirá tu cuerpo que lo hidrates.

En cuanto a sabores…

-Es imposible tomarla cuando nos desagrada el sabor del agua. A veces pasa que se le agregan algunos químicos que pueden cambiarla. Busca opciones más naturales y de buena calidad o invierte en un buen filtro que la purifique y elimine todo lo que la hace desagradable.

-Lo mismo pasa con el envase del agua. Si sentimos que huele mal o que está sucio no nos vamos a acercar a él. Además, no tiene que ser un vaso aburrido. Cambia tu termo de tanto en tanto, busca uno que combine con tus outfits y que se vea elegante, moderno y sofisticado. Puede sonar muy banal, pero te aseguro que funcionará.

-Para hacer el hábito más divertidos y menos estrictos, incluye infusiones y tés. Con un poquito de miel y limó todos sabrán mejor.

-También puedes preparar tus jarras de agua con trocitos de frutas o hierbas en tu agua para saborizarla naturalmente. Por ejemplo sandía, menta, kiwi, lavanda, yerbabuena, limón, toronja, naranja, fresa o durazno, todos le darán un toque fresco y diferente a tu agua.

Si eres de las que no les gustaba, espero que estos consejos te ayuden. Si es así, ¡cuéntame qué te parece y déjame tus comentarios!

Comentarios