Blog

Rashel Diaz / Blog  / Por qué esperas una «media naranja» para ser feliz

Por qué esperas una «media naranja» para ser feliz

Cuando estamos en un relación, es más hermoso que te digan «amo estar contigo» que «necesito estar contigo». Puede sonar extraño, pero sinceramente no necesitamos que otra persona llegue para hacernos sentir completos. ¡Ya somos una naranja!

Yo sí soy de las que disfrutan al máximo estar en pareja. Me gusta compartir mi vida con la persona que amo, tenerlo es un gran apoyo. Cuando alguno decae, el otro lo levanta. Creo realmente que de eso se trata estar en pareja, alguien que nos impulsa y acompaña, no que nos completa.

Pero… ¿por qué esperar a que alguien me ponga de cabeza y te maraville, si yo misma lo puedo lograr? Yo nací solita, igual que todos, y sé que como aprendí a vivir con mis parejas, podía reaprender a estar conmigo y mis dos hijos.

A veces somos limones

Y si, muchos hemos tenido relaciones que nos quitan lo dulce y terminamos siendo más un limón amargo y ácido. ¡No tienes que soportar eso! Si alguien te quita la alegría y apaga tu sonrisa, entonces no es tu media naranja. Es mejor estar soltero que mal acompañado.

Soportar el peso de un amor así acaba con nuestras ilusiones, rebaja nuestra autoestima y nos roba la oportunidad de ser felices. Todo esto sólo por el hecho de pensar que no somos nada sin el otro.

Cada uno tiene mucho amor para dar, cada persona llega a nuestra vida para enseñarnos algo y por supuesto, eso nos hace mejores, el problema es saber por dónde empezar a hacerlo. ¡La respuesta siempre será por nosotros mismos!

Tú eres la naranja entera

Suena lindo decirlo, pero tampoco estoy de acuerdo con eso, comenzando porque no somos una fruta, hahaha. Somos personas individuales que nacen completos en todos los sentidos. Pensamos, vivimos, sentimos y actuamos por cuenta propia.

No podemos hacer felices a otros, ni nos harán felices a nosotras, si no lo somos nosotras mismas. Todos tenemos la capacidad de hacer nuestro mundo un lugar bonito.

Busca una persona de la que puedas aprender, esa que le de otro color a tu vida, alguien a quien admires, pero sin idiolizar, con la que puedas compartir tus éxitos y fracasos, secretos, historias y que también apoye en tus locuras, como Carlos conmigo.

Dos mitades no funcionarán tan bien como una pareja entera. Cree en ti y en las posibilidades de hacerte feliz y no busques a alguien que te ame mucho, sino que te ame bien y cada día un poco mejor. Es hermoso ser feliz en pareja siendo independiente.

Accesorios Labana