Blog

Rashel Diaz / Blog  / No siempre lo light es lo más saludable para nosotras

No siempre lo light es lo más saludable para nosotras

Cuando a vamos a hacer las compras, muchas veces nos dejamos llevar por lo que dice “light” y no siempre estos alimentos son buenos para nuestro organismo. Al momento de pensar en nuestra nutrición, debemos conocer realmente qué es lo que estamos comiendo.

En realidad, los productos light simplemente contienen un 30% menos de calorías que la versión original. No significa que son libres de azúcar, grasas o calorías, sino que le disminuyeron alguna de ellas.

Sin embargo, no porque diga “light” significa que te va a hacer adelgazar más rápido. Mucho menos que puedes abusar de ellos.

Light no es sinónimo de saludable

Normalmente, estos alimentos suelen contener más azúcar, sal, almidón u otros componentes para compensar la falta de sabor por la reducción de la grasa. Por lo tanto, suplen la falta de algo con otras sustancias que son igual de dañinas.

No significa que no lo puedes consumir. Significa que debes pensar muy bien cómo y cuando comes los productos light para que te beneficien.

Todos los nutricionistas lo dicen, nuestro cuerpo necesita grasas para funcionar. Sin embargo, no se refieren a las saturadas, sino a las buenas que contienen los alimentos naturales como los pescados, frutos secos y vegetales, que ayudan a disminuir el colesterol en la sangre.

Las cantidades cuentan

“Como es light, puedo cuanto quiero” ¡no! Si te sirves tres porciones de helado Fat Free de 250 calorías cada una, estarás consumiendo 750 en total. ¿Hiciste algo? No. Recuerda que a eso se le suma todo lo que comiste durante el día y sigue dando una cifra alta.

Entonces, ¿no es mejor salir y comerte esa porción de helado que tanto quieres y disfrutarla con ganas? Así evitas el azúcar y demás sustancias adicionales de la versión “light” que no sabe igual que la original.

Si te provoca comer una hamburguesa con Coca Cola, ¡no la pidas light! Acomoda y piensa tus comidas de la semana para que, en tu día libre, puedas disfrutar realmente de tu permitido.

Tú puedes hacer tu dieta light

La simple costumbre de organizar nuestras comidas semanales para no caer en platos improvisados o tentaciones puede ayudarnos a bajar de peso y mantenernos mucho más saludables que guiándonos de las etiquetas que no sabemos leer correctamente.

Aprender a preparar de forma adecuada cada alimento puede hacer que su valor calórico disminuya inmensamente. Intenta no añadir tanta azúcar a tus postres y bebidas, utiliza menos aceite y más el horno y condimenta con menos sal e ingredientes procesados.

Sí hay personas que se ven beneficiadas por el consumo de productos light por problemas de salud específicos. Sin embargo, son atendidos y recomendados por nutricionistas que les colocan dietas especiales.

Si tú no eres de este grupo, te recomiendo que no vayas con la corriente ni sigas una dieta que no conoces a fondo. Puedes terminar perjudicando tu salud y no conseguirás tu objetivo correctamente.

Como siempre les digo, cuando de salud se trata es mejor consultar con un médico. Mientras tanto, mantén una alimentación natural, balanceada, variada y combinarla con ejercicios constantes. ¡Tu cuerpo responderá muchísimo mejor!

Comentarios