Blog

Rashel Diaz / Blog  / Y cuando estamos tristes comemos dulce por estas razones

Y cuando estamos tristes comemos dulce por estas razones

Yo, -como buena mujer- me lanzo a lo dulce cuando me pongo triste. En esos momentos sentimos que queremos comernos nuestros sentimientos y el azúcar actúa como un antidepresivo. Los hombres dirán “eso es cosa de ustedes”, pero tiene sentido señores, aunque no lo crean hahaha.

Donas, chocolate, helado, tortas, todo lo dulce nos provoca cuando nos sentimos tristes y es normal. En realidad nos calma y la explicación científica, en pocas palabras, es que nos hace felices. No por nada comemos helado cuando ponemos películas tristes, y es que nuestro cuerpo lo pide y si él lo exige, hay que dárselo ¿cierto?

Las razones

Naturalmente, nuestro cuerpo produce dopamina, adrenalina y serotonina, neurotransmisores que regulan nuestro ánimo y energía. Pero como no soy una especialista en la materia, se los explico sencillo: Cuando comemos azúcar, los tres aumentan. El proceso es más complejo hahaha.

Por esto, el dulce es nuestro anti- estrés, nos ayuda a disminuir la ansiedad y levantar el ánimo en un dos por tres. Entonces ya sabemos que no es la tristeza la que nos pide el dulce, es nuestro cerebro que quiere recuperarse y volver a su estado de bienestar. 

La llamada comida emocional

Todas sabemos lo que es comer sin hambre, sólo porque queremos, nos provoca, estamos aburridas o, en este caso, tristes. El hambre emocional es muy común y cuando estamos decaídas, siempre habrá una excusa válida para salir a comprar un dulce.

Y ese mismo placer que nos causa el azúcar, nos lo aporta lo que llamamos comida chatarra. Estas comidas están específicamente diseñadas y balanceadas en cuanto a aditivos, sal, azúcar y otros sabores que excitan a tu cerebro y lo dejan pidiendo más.

Es normal sentir la necesidad de comer, lo que no es correcto es darnos atracones cada vez que nuestro ánimo decae. Es entonces nuestra salud la que está en juego. Por eso, debemos intentar buscar alternativas más sanas y mejores.

Hábitos que te harán feliz

Para disminuir nuestra tristeza, no sólo nos sirven los dulces, también hacer ejercicio nos produce la misma sensación de alegría y por supuesto, es mucho más sano. Practícalo algunas veces a la semana, verás como luego te sientes mucho más activo que antes.

Sal a divertirte, el sol y el aire libre nos nivela y relaja. Queda con tus amigos para reunirse, habla con tu familia, juega tu mascota. Estas son relaciones que nos mantiene de pie cuando queremos caer.

Hacer las cinco comidas del día hará que no sientas la necesidad de ir por otros alimentos que te descuadran tu dieta. Consume fibra, ácido fólico, omega 3 y vitamina B.

Otro dato es que la serotonina se produce a partir del triptófano. Entonces, lo mejor es consumir en esos momentos alimentos que sean ricos en esto para que nuestra respuesta sea más positiva. El plátano, las carne de res y los frutos secos son opciones sanas y seguras. 

Reemplaza los dulces procesados por snacks hechos en casa, frutas o distintas opciones naturales. Por ejemplo, el chocolate con leche, cámbialo por otro negro y puro que contiene menos aditivos.

Así que ya sabes, cuando estés triste, recuerda que siempre habrá una opción mejor que un helado.

Comentarios