Blog

Rashel Diaz / Blog  / Busca hábitos que duren toda la vida y evita dietas veloces

Busca hábitos que duren toda la vida y evita dietas veloces

La frase “hacer dieta” conlleva una responsabilidad y una presión inmensa en no fallar ni un día en cuanto a nuestras comidas y ejercicios. Cada vez que les hablo sobre esto, nunca les digo “dieta” sino hábitos porque es mejor encontrar un estilo de vida que nos dure para siempre que una dieta que termine en algún momento.

Nuestra salud, porque siempre les hablo de la salud de nuestro cuerpo, requiere un compromiso inmenso de nuestra parte. Con esto no me refiero a un sacrificio de matarnos haciendo cosas que no queremos o privándonos de la comida que nos encanta.

Cuidarnos significa amarnos como somos y con lo que somos. Tanto así, como para generar un cambio en nuestra forma de vivir, ver las cosas, sentirnos y actuar con nosotros mismos.

La magia está en nosotras…

No en una “dieta” o regimen alimenticio. Hay algunas que prometen resultados increíbles en cortos lapsos de tiempo y te dicen que lo único que necesitas es fuerza de voluntad para “parar el pico”. Sin embargo, ¿te has puesto a pensar en las consecuencias a largo plazo?

Muchas de estas dietas que suprimen alimentos, reducen porciones o te ponen a contar calorías y gramos, terminan causando serios problemas a nuestro organismo.

Tenemos déficit de nutrientes porque no comemos lo que en realidad necesitamos, obligamos a nuestro cuerpo a cambiar su función de golpe y lo más probable es que al momento que creas que terminó y eres libre de comer lo que quieres, te topes con un efecto rebote que te devuelva los kilos que perdiste y todo el esfuerzo que ganaste.

Lento pero seguro

A veces, lo barato sale caro y los atajos terminan llevándonos por lugares más peligroso. Mantenernos en un peso y estado realmente saludable, no es cosa de un sólo día, semana o mes. Es cuestión de toda la vida.

Por esto, lo que siempre les cuento es que lo importante es mantener hábitos que nos duren para siempre y nos permitan, al mismo tiempo, disfrutar del placer de comer. No estamos aquí para preocuparnos por el físico, sino para vivir. No hay nada más terrible que no comer lo que nos gusta hahaha.

Cosas tan sencillas como:

  • Organizar tu menú de la semana y también tus gustos
  • Controlar tus porciones
  • Disminuir la sal y el azúcar que utilizas
  • Cocinar más al horno y menos frito
  • Mantener cinco comidas al día, en vez de privarte
  • No excluir ninguno de los grupos alimenticios básicos, todos son necesarios
  • Acompañar tu alimentación con una actividad física que DE VERDAD disfrutes y te guste algunas horas a la semana

Podrás lograr mucho más a largo plazo que lo que perderás con una dieta a corto plazo. No te enfrasques en conductas que no serás capaz de llevar de forma natural a lo largo de tu vida. Si no lo logras, más temprano que tarde caerás en la tentación y luego, en la frustración de no haberlo logrado.

Cuidarse no debe ser un sacrificio para nadie y la comida no debe hacernos sufrir. ¡No busques más dietas, busca mejores hábitos!

Comentarios