Blog

Rashel Diaz / Blog  / El poder de las afirmaciones positivas: del sueño a la acción

El poder de las afirmaciones positivas: del sueño a la acción

“Somos lo que pensamos”, es algo que tengo muy presente en mi vida y que me ha ayudado a salir de momentos difíciles. Todos los días sin falta, intento llenar mi mente de sólo pensamientos y afirmaciones positivas, pues eso será lo que determine mi forma de ver las cosas que ocurran.

Seguramente pensarás “pero las cosas ocurren como ocurren y listo”, pues ahí tienes toda la razón. Sin embargo, como percibimos, tomamos y reaccionamos ante los sucesos puede ser la diferencia entre un día malo y otro bueno, el éxito o la derrota.

Con afirmaciones positivas cambio mi visión y hago que mi pensamiento juegue a mi favor. Yo declaro que esta es mi realidad y así será, con el favor de Dios. Tengo la posibilidad de motivarme yo misma e incluso “programar” mi mente para que trabaje en eso que me repito y a lo que me determino.

Dale la vuelta a las cosas

Piensa en tu día, en el momento en que llegas a casa, ¿cuantas cosas recuerdas con agrado? ¿sientes que la lista de cosas negativas es más amplia? Si tu respuesta a la segunda pregunta es sí, entonces es momento resetear el pensamiento y comenzar a ver las cosas desde otra perspectiva.

El mundo es como es y no lo podemos cambiar, entonces ¿por qué enfrascarnos en modificar lo externo? El cambio que esperamos comienza internamente. Mentalizándonos que “hoy es un buen día”, fijándonos más en lo bueno que en lo malo.

Tener una buena actitud hacia lo que nos pasa es fundamental si queremos vivir tranquilos y plenos. Las afirmaciones nos ayudan a crear nuestra realidad. Nuestro pensamiento es creador así que, al momento de fijar metas, recuérdalas y repítelas  cada día para guiar tus acciones en su dirección.

¿Qué es lo que sueñas?

Toma un lápiz y un papel y en este momento, haz una lista de las que consideras tus cualidades negativas, lo que le molesta a otros de ti y que sabes que puedes mejorar. Ahora anota todo lo que te haga bien, lo que haces bien, piensa eso que quieres cambiar de tu vida, lo que quieres que llegue.

A partir de ahí, entonces empieza a escribir afirmaciones que bloqueen lo malo, potencien lo bueno y atraigan tus sueños. Repítelas en voz alta, escríbelas y ponlas por tu casa en notas pequeñas.

Mi esposo Carlos y yo las dejamos para el otro como recordatorio por la casa. También antes de arrancar el día repito las mías y pongo todo en manos de Dios. Así como se arraigan los pensamientos negativos, podrás cambiarlos con mensajes que anularán eso que te está dañando.

Repite conmigo…

Hoy creo en mi, confío en mi y me amo. Estoy segura de mi misma, me acepto completamente como soy.

Mi belleza no tiene que ver con lo externo sino con lo que soy.

Comparto mi luz con todos los que encuentro en mi camino y ellos también me iluminan con la suya.

Agradezco las lecciones aprendidas y los tropiezos en el camino porque me hicieron conocer mis defectos y ahora trabajo para ser mejor cada día.

Decido dar pasos hacia mis metas porque soy capaz de alcanzarlas. A donde voy, encuentro únicamente amor.

No me falta nada, tengo todo lo que necesito. Estoy en el momento y en el lugar correcto.

Soy lo que pienso y atraigo sólo circunstancias positivas y personas que me construyen.

Me libero de todo el estrés y preocupaciones innecesarias.

Amo mi vida y las bendiciones que Dios pone en ella, las cosas buenas están sucediendo en este preciso momento.

Le doy la bienvenida a todas las aventuras con los brazos abiertos. Cada experiencia me hará crecer.

Yo me supero y progreso. Cada día soy más fuerte y me siento más feliz.

Comentarios