Blog

Rashel Diaz / Blog  / Mujer, si alguna vez te has sentido fea…

Mujer, si alguna vez te has sentido fea…

No creas que eres la única, todas nos hemos sentido así. Yo también he tenido días en los que no quiero salir de mi casa, me ataca la inseguridad y no es sólo que nada me queda bien, es que yo no me siento bien. 

Son esos días que no queremos hacer nada, que nos frustramos porque parece que todo nos sale mal, ¡el mundo está contra nosotras! 

¿Te has sentido así, cierto? Yo también, and it’s terrible.

¿Sabes que me ha ayudado a mí?

Puede sonar muy obvio y hasta tonto, pero intento no darle importancia. En esos momentos la madurez que he ganado con los años y me relación con Dios me han ayudado muchísimo para no olvidar lo realmente importante, lo que realmente valgo.

Con el tiempo, dejé de usar tanto maquillaje. Sólo tengo lo básico, pero no me da miedo salir como soy. Me permito ser feliz en sneaker y ropa deportiva hahaha. ¿Ser fea? No, es ser sencilla.

 

¿La belleza?

Viene de mi interior. Reflejo lo que soy y lo que me nutre: Dios, amor y felicidad.

A mis 45 años puedo asegurar que la verdadera belleza no pasa por lo físico, por lo que uso o como me maquillo. ¡O si tan solo me maquillo!

¿Sabes qué es maravilloso? Levantarme y decir “puede no ser mi mejor día, pero esta es mi mejor yo y me amo”.

Las críticas llueven

Puedes pensar que estás en tu mejor momento, que estás perfecta y nadie te puede decir nada, pero de alguna forma, aparece otro diciéndote que algo te queda feo o que te ves rara.

No imaginan las veces que me han llegado ¡y he leído! comentarios como: que operada te ves, se te notan los años, te ves vieja al lado de tu esposo, eres una gorda. 

¿Para qué pueden servir esos comentarios? Para hacerme sentir mal, ¿pero de verdad se los voy a permitir? ¡Claro que no! Mi mayor esfuerzo no se va a mi físico, no es lo más importante en mi vida. 

Mi tiempo está para mi familia, Dios y de vez en cuando mimarme y consentirme. ¡Todas nos lo merecemos! Siempre es maravilloso sentirnos lindas para subirnos el ánimo. Sin embargo, no es una prioridad.

¡Suéltate el cabello!

¡Vive tu vida! Sé feliz despeinada, con tus arruguitas y marcas. Yo acepto mis canas, cuando no me da tiempo de retocarme la raíz, acepto mis manos y mi cuello. 

Tampoco me molestan mis ojeras cuando no puedo dormir, ni mis patas de gallo en los ojos porque son el resultado de mil y una carcajadas. 

¡La belleza y la felicidad vienen de adentro! No importa lo fea que creamos estar, siempre habrá algo que admirar y las personas realmente buenas verán eso. ¡Te verán a ti!

Así que la próxima vez que te sientas fea, ¡recuerda lo maravillosa que eres!

Comentarios

¡No te pierdas de nada!

Obtén acceso exclusivo a contenido especial, noticias, descuentos, ofertas y más sorpresas directamente en tu correo.
Nombre
Correo electrónico
¡Tranquila! Tus datos estarán seguros