Blog

Rashel Diaz / Blog  / Excusa #79 para no entrenar: «mi rodilla es muy sensible»

Excusa #79 para no entrenar: «mi rodilla es muy sensible»

¿Alguna de ese equipo por aquí? Sin duda, tienen un buen punto al querer cuidar su rodilla, pues las lesiones en ellas son de las más dolorosas y las más complicadas de tratar. Sin embargo, todos los días las necesitamos y las utilizamos, desde que te levantas hasta que te acuestas, entonces ¿de verdad es una buena razón para no entrenar?

Si has sufrido lesiones o si te has operado, mayor debe ser tu cuidado, pero, siempre hay un pero hahahaha, no es una excusa definitiva para no hacer deporte.

¿Opciones? Muchas, la natación por ejemplo es un deporte de bajo impacto en tus articulaciones. Además, el agua te relaja y te desconecta de todo lo que tienes al rededor. Si te animas, busca una escuela donde te guíen correctamente para aprender a patalear, hacer las brazadas y si hay movimientos que debes evitar.

Otra cosa excelente es la bicicleta. Aunque no lo creas, es un deporte que te ayudará a fortalecer los músculos que rodean tu rodilla. Por supuesto que no debes abusar, puedes montarla unos minutos al día, media hora en la tarde o en la mañana, pero puedes tenerla en tu lista de deportes.

Ejercicios de fortalecimiento para la casa

El puente

Es un movimiento muy sencillo y que seguramente lo conoces. Sólo debes acostarte boca arriba sobre un mat de yoga, una esterilla o un paño en el suelo, y levantar los glúteos y la cadera. Mantén tus piernas abiertas un poco y desde esa posición sube y baja, haciendo presión en los abdominales y glúteos. Cuando eleves tu torso, aguanta cinco minutos y luego desciende.

Si quieres, puedes sumarle un poco de peso, apoyándolo en tu vientre y tu cadera. Puedes hacer las series que desees de 15 repeticiones cada una.

También puedes intentar esta variación:

Levantar los talones

Ahora vas a acostarte volteada boca abajo. Con tus manos apoyadas en el suelo y tus codos hacia afuera, vas a doblar tus rodillas hasta que los talones se toquen. El ejercicio consiste en, desde esa posición, tratar de elevar tus pies hacia el techo, lo más arriba posible y los bajas. Puedes repetir este movimiento en 3 o 4 series de 20 0 15 repeticiones cada una.

Plancha lateral

Este es sumamente sencillo, te acostarás ahora de tu lado derecho o izquierdo, por el que desees comenzar, apoyando tu codo para levantar tu torso. Flexionarás tu pierna como hacia tu pecho, sin llevarla muy adentro. Desde ahí, la elevarás por arriba de tu cadera. Recuerda aguantar unos segundos antes de bajar y si quieres, a esta también le puedes agregar un poco de pesa en tu talón con esas pesitas que se amarran. Puedes hacer las series que desees de 15 repeticiones cada una en cada pierna.

Olvídalo por completo

Las sentadillas, los desplantes, todo lo que implique exigirle a tu rodilla elevar mucho peso, aunque sea sólo el tuyo. Puedes realizar estos de la lista y consultar a tu entrenador o algún experto qué otras cosas te recomienda hacer. Pero ya sabes, ¡la rodilla no es una excusa!

Accesorios Labana