Blog

Rashel Diaz / Blog  / ¡No extraño el café! Y esto fue lo que hice para dejarlo

¡No extraño el café! Y esto fue lo que hice para dejarlo

Nunca pensé que diría esto, pero la verdad es que ¡no extraño el café!

Sé que para una cubana como yo, eso parece casi imposible. Pero la verdad es que he tomado la decisión de hacer cambios en mi vida, por mi salud.

En enero decidí entrar al reto de alimentación “Monky Lifestyle”, donde aprendes cuáles son los nutrientes que necesita tu cuerpo y cómo puedes conseguirlos. Este reto se va dividiendo en varias semanas, en las que vas adaptando tu cuerpo a cada cambio. No se crean, el café no fue lo único que tuve que dejar. También me despedí de otros alimentos que no son necesarios para mi cuerpo.

¡Ya no corro detrás de la cafetera!

En este reto aprendí que lo que necesita mi cuerpo, son los nutrientes naturales y no los procesados. Por eso, en el proceso de cambio pude sustituir el café por algunos otros alimentos que me dan el mismo nutriente. Claro, el cuerpo a veces me pide energía. Y en ese caso tengo tés que preparo y me quitan las ganas de correr a la cafetera hahaha.

Pensé que el proceso podía ser más intenso, que mi cuerpo me pediría café y que terminaría dándome por vencida haha. ¡Pero no! Aquí estoy, desde enero comencé y no he parado.

El reemplazo del café ¡ahora es mi mejor amigo!

No sólo reemplacé el café con tés, que me dan la dosis de cafeína y los antioxidantes necesarios. Ahora también mis mejores amigos ¡son los jugos verdes! Es que tienen tantos efectos diferentes y traen taaantos beneficios. Sus nutrientes llegan a nuestro cuerpo casi de forma directa y ayudan a mantener nuestra piel radiante y nuestro cuerpo desintoxicado, por eso aquí les dejo mis favoritos por si ustedes también quieren intentarlos en casa.

Lo cierto es que todos estos cambios me han hecho sentir con más energía, fuerza y hasta con algunos años menos hahaha. Y creo que lo más importante al momento de cambiar nuestros hábitos alimenticios no es dejar de comer, sino saber qué es lo que debemos comer para mantenernos sanos.

Por eso debemos preguntarnos ¿qué cambios en nuestra alimentación debemos hacer y cómo podemos lograrlos?